Mejillones en salsa picante




El otro día preparé una receta con mejillones y me sobraron un montón. A mi me encantan los mejillones cocidos sin nada mas, un chorrito de limón y punto.
Pero quería probar algo nuevo y me acordé de una receta que había visto este verano en Directo al Paladar.

A mi todo lo picante me gusta mucho, aunque os tengo que reconocer que no me salió muy picante, así que si sois de estómagos delicados podéis comerla sin miedo. 

INGREDIENTES:

1/2 kg de mejillones frescos
2 vasos de agua
1 hoja de laurel
zumo de medio limón

Para la salsa picante:

50 ml de aceite de oliva
2 dientes de ajo
1/2 cebolla
2 guindillas 
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de salsa tabasco 
1/2 vaso de vino blanco (unos 125 ml)
1/2 vaso de agua (unos 125 ml)
250 gr de tomate frito
Unas hojas de perejil picado




PREPARACIÓN:

Lo primero es lavar muy bien los mejillones. Yo lo hago con un estropajo de aluminio. Le quitamos también las "barbas" y los cocemos unos tres minutos en una olla con dos vasos de agua, una hoja de laurel y el zumo de medio limón. Los tapamos para que se genere vapor y cuando estén abiertos los sacamos. Desechamos los que  no se han abierto.

Quitamos la concha vacía y nos quedamos solo con la que tiene la carne del mejillón. Reservamos mientras preparamos la salsa.

Preparamos la salsa, pochando en el aceite los dientes de ajo picaditos y la cebolla. Cuando estén dorados añadimos las guindillas y el tabasco, removemos. Incorporamos la salsa de tomate y el vino y dejamos que se evapore un poco el alcohol. Por ultimo añadimos el tomate frito y cocinamos unos minutos. Incorporamos los mejillones y el perejil y dejamos que se impregnen de la salsa. 



Lavamos muy bien los mejillones.




Los ponemos a cocer en agua con sal, limón y una hoja de laurel hasta que se abran.


Desechamos los que no se han abierto y retiramos la concha vacía.

Vamos con la salsa, pochamos la cebolla con los ajos.

Añadimos las guindilla y el tabasco.  Después el tomate y el vino y cocinamos un poco.

Cuando se haya evaporado el alcohol del vino, echamos el agua.

Y agregamos los mejillones y el perejil y dejamos unos minutos que se impregnen de la salsa.


   Una salsita espesa, para mojar mucho pan.


   Y no pican mucho, de verdad, podéis hacerlos sin miedo.







Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





12 comentarios:

  1. ¡¡Un plato de 10!! Me los comería ahora mismo.¡¡Feliz navidad!!

    ResponderEliminar
  2. A mi me encanta el picante, voy a provar ésta receta que me parece deliciosa.
    Un abrazo
    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Qué ricura, un plato de lujo para mí, qué buenos estarán!!un beso

    ResponderEliminar
  4. los acabo de hacer y estan buenisimos gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegro Nani! Gracias por comentar! Un beso!

      Eliminar
  5. En la salsa está también el líquido que sueltan los mejillones al cocerse?
    Gracias,menuda pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo eché agua normal, pero tu idea me parece mejor. La proxima vez, colaré el agua de cocer los mejillones y la añadiré. Gracias!!

      Eliminar