Cannelés de Burdeos



Este año cumplí uno de mis sueños: visitar París. He estado en muchos países en épocas de bonanza económica y aunque había visitado Francia, nunca estuve en París.


Era algo que casi había descartado ya, pero surgió la oportunidad de viajar a París con unos buenos amigos y allí que me lancé con toda la ilusión del mundo.

A las cosas que no podía dejar de ver (dicese  de Museos, Torre Eiffel...) estaba el deseo de probar todos los dulces del mundo que me encontrara, o sea, croisanes, brioches,.. pero en todas las pastelerías o "boulangeries" que me encontraba veía unos pasteles pequeños, estriados y brillantes que no había visto nunca. Al preguntar por ellos me dijeron que se llamaban "cannelés" y eran típicos de Burdeos.

Lo de cannelés, al principio me confundió, se parecía a la palabra "cannelle" que en francés es canela, pero estos pastelitos no llevan canela. "Cannelés" es en realidad la forma del molde donde se hacen, son moldes "acanalados" de ahí las estrías que presentan.

Al probarlo no supe encontrar un ingrediente que destacara. Era una textura densa, dulce y como llamarla...elástica. No sé explicarme bien, pero no es un bizcocho, tampoco tiene textura de tarta.. es difícil de definir. Los franceses lo llaman "molleux".

De vuelta a España, encontré esta receta pero lo que no creía que encontraría son los moldes, pero sí, los encontré con facilidad en una tienda que me encanta En Juliana.

Si no tenéis o no queréis comprar los moldes los podemos hacer en moldes pequeños de flan. No tendrán la misma forma pero si el sabor.

INGREDIENTES:

500 ml de leche entera
2 huevos +1 yema
225 gr de azúcar
1 vaina de vainilla o 1 cucharada de azúcar vainillado
30 ml de anis seco (la receta original usa ron)
30 gr de mantequilla
125 gr de harina

PREPARACIÓN:

CON THERMOMIX:

En el vaso de la thermomix ponemos la leche, el azúcar, la vaina de vainilla o el azúcar vainillado. Programamos 7 minutos, 90º velocidad 2. Sacamos y dejamos entibiar.
Lavamos y secamos el vaso y ponemos el resto de los ingredientes: harina, mantequilla, yema y huevos completos y anís. Mezclamos bien 30 segundos a velocidad 6.
Bajamos los restos de vaso hacia abajo y ponemos a funcionar la máquina a velocidad 2. Colocamos un colador en el bocal y vamos añadiendo la leche poco a poco.
Al acabar guardamos esta masa en la nevera 24 horas (aunque yo la tuve solo 18 horas).
Al dia siguiente sacamos la masa una hora antes de hornear. Precalentamos el horno a 250º, pintamos los moldes con mantequilla fundida y rellenamos con la masa sin llegar hasta arriba que luego suben.
Horneamos a 250º unos diez minutos y luego bajamos la temperatura a 180º y seguimos horneando otros 50 minutos. Dejamos dentro del molde cinco minutos y desmoldamos sobre una rejilla.
Con estas cantidades salen unos 12 cannelés. Como el molde tiene para ocho, he preparado una segunda tanda en cuanto se enfrió un poco el molde de la primera tanda. Siempre pintando con mantequilla antes.

SIN THERMOMIX:

Ponemos a calentar la leche con el azucar y la vainilla, pero no la dejamos hervir. Dejamos que se enfrie.
En el vaso de la batidora ponemos la harina, la mantequilla, los huevos y la yema y el anís o ron. Batimos hasta obtener una mezcla espesa. Cuando la leche esté templada la colamos y vamos añadiendo a esta mezcla poco a poco mientras seguimos batiendo. Guardamos en la nevera 24 horas.



Vamos a aromatizar la leche calentándola con toda el azucar y la vainilla. La reservamos aparte y dejamos que se entibie.
 Lavamos el vaso y ponemos los huevos, la yema, la mantequilla, la harina y el anís (la receta original pone ron, yo no tenía). Lo batimos todo.

Bajamos los restos hacia abajo.

Y ahora con la maquina en marcha, vamos echando la leche que debe estar tibia a través de un colador. Dejamos que repose la masa un dia en la nevera, aunque yo la dejé solo 18 horas.

Antes de hornear, debemos sacar la masa de la nevera una hora antes. Pincelamos con mantequilla fundida los moldes. Los auténticos cannelés franceses llevan una capa de cera en los moldes, para darles un brillo extra. Yo, obviamente, solo he puesto mantequilla.

Vertemos la masa en los moldes sin llegar hasta arriba. mirad hasta donde yo rellené y aún  así se desbordaron. Al horno, diez minutos a horno fuerte, 50 minutos a 180º.

Véis como subieron, parecían setas. Después bajan un poco, pero por eso  es mejor no llenar los moldes.


   Y este es un auténtico cannelé francés, de hecho es el que yo me comí en París. ¿Veis como brilla? Dicen que es por la capa de cera que llevan los moldes, Quién sabe...



    Y estos son los míos, mas humildes, pero muy ricos. Espero que os gusten.





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





23 comentarios:

  1. Qué pastelitos más ricos!! Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Son algo distintos a lo que estamos acostumbrados!Besitos

      Eliminar
  2. Ay marijosé que pinta que tienen los caneles que hiciste,disculpa la falta de acento pero me resulta imposible en el celu. A los tuyos les falta brillo pregunto y si se pincelaran con gelatina o un almibar neutro? O no se paladeaba nada ajeno en los que comiste en París?

    ResponderEliminar
  3. Ay marijosé que pinta que tienen los caneles que hiciste,disculpa la falta de acento pero me resulta imposible en el celu. A los tuyos les falta brillo pregunto y si se pincelaran con gelatina o un almibar neutro? O no se paladeaba nada ajeno en los que comiste en París?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moniscout, lo cierto es que el que yo probé en París tenía un sabor extraño que no pude reconocer pero no era almibar ni gelatina seguro. El brillo yo estoy casi segura que es la cera con la que pintan los moldes. Aunque no lo puedo asegurar jeje.

      Eliminar
  4. Hola María José !!!
    pues no tendrá ese brillo como los que comistes en Francia, pero deben de estar deliciosos estos canneles
    Un dulce que habrá que degustar
    porque me parecen riquisimos y hechos en los moldes quedan divinos
    un besazooooo guapaaaa !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Puri!! Están muy ricos, aunque no brillen jejeje! Un beso!

      Eliminar
  5. Pero qué ricos !! No sé como estarían los de Burdeos pero los tuyos están para morirse, imagino que deliciosos cuando los pruebas!!Un beso guapa

    ResponderEliminar
  6. María José perdona la pregunta y mi ignorancia en este postre, pero ¿por dentro tienen que quedar bien hechos, tipo bizcocho, o cremosito? Lo digo por que los acabo de hacer y están riquísimos pero por dentro están algo cremosos y no sé si es son así o que les faltó tiempo en el horno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kione!!! Me alegro de que te animaras a hacerlos. Mira, este postre tiene una textura densa, no es como un bizcocho y tampoco debe quedar cremoso. Quizá te faltó tiempo, pero si de sabor estaban buenos ya es estupendo. Y gracias por comentar!!

      Eliminar
    2. La textura con la que me han quedado al final, una vez fríos, es como la de las quesadas, pero buenos están buenísimos, tanto que ls he hecho para merendar, me han salido unos 18, y casi se los han comido todos jajajajaja... Gracias a ti

      Eliminar
    3. Pues eso es lo importante! jejeje. Gracias! Un beso!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¡Bendiciones! ¡Mmmm! Muchas gracias por esta receta ¡que suena deliciosa! ¿Tendrás algunas más sobre postres deliciosos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marlen, puedes mirar en el indice del blog. Hay muchos postres. Quizás encuentres alguno que te guste. Un beso!

      Eliminar
    2. ¡Gracias! ¡Bendiciones abundantes!

      Eliminar
  9. Hola. Cómo están? La verdad es que parece una nota interesante. Además, en la cocina siempre se debe tener buenos Utensilios para cocinar. Saludos.

    ResponderEliminar