Bollitos de aceite de oliva y sémola.


Me encanta hacer pan, no lo hago tanto como quisiera por falta de tiempo, pero comer tu propio pan es una delicia.
Le había echado el ojo a estos panecillos en la página  de Aceite Vicoliva y ya había probado la masa en otra preparación distinta.
Hoy la he vuelto a hacer para tomarme un bollito auténticamente delicioso. Probadlo.



INGREDIENTES:

175 ml de agua tibia
100 ml de aceite de oliva
1 cucharadita  de sal
200 grs de harina de fuerza
200 grs de sémola fina, más un poco para espolvorear
10 grs de levadura fresca (mas o menos medio cubito)

PREPARACIÓN:

CON THERMOMIX:

En el vaso ponemos el agua y el aceite y calentamos dos minutos a 37º y velocidad 1.
Añadimos la levadura desmenuzada y mezclamos 10 segundos a velocidad 3.
Agregamos la harina, sémola y sal y mezclamos 20 segundos a velocidad 3 y luego 3 minutos a velocidad espiga.
Sacamos la masa, hacemos una bola y dejamos reposar tapada hasta que crezca un poco, una hora mas o menos.
Sacamos la masa, la amasamos a mano un poco y cortamos porciones mas o menos iguales.

Dejamos reposar en la bandeja del horno mientras se precalienta a 200º, le espolvoreamos un poco de sémola por encima y horneamos unos 15 o 20 minutos, hasta que veamos que han cogido color.


SIN THERMOMIX:

Calentamos un poco el agua y la mezclamos con el aceite. desleímos la levadura y agregamos la harina y la sal. Amasamos un poco hasta unir bien los ingredientes. Añadimos la sémola y seguimos amasando hasta obtener una masa homogénea y no muy pegajosa. Y a partir de aquí seguimos como arriba os muestro.





Primero calentamos un poco el agua y el aceite.



Añadimos la levadura desmenuzada y mezclamos.


Esta es la sémola. Hay varias marcas y es fácil de encontrar. 


Agregamos la sémola, la sal y la levadura. Amasamos unos tres  minutos. 



Hacemos una bola con la masa y dejamos reposar una hora, tapada. 



A la hora, mas o menos debe haber subido, aunque dependerá del calor ambiental. No desesperéis.


Amasamos a mano, para quitar el aire y hacemos porciones. Con estas medidas saldrán unos ocho bollitos.


Damos forma redonda y espolvoreamos con un poco de sémola por encima, eso lo va a dejar crujiente. Dejamos reposar una media hora y horneamos. Con quince o veinte minutos están hechos. Cuando los veáis dorados.




 Son unos bollitos muy tiernos por dentro, pero con una corteza crujiente. Deliciosos.




    Un bocadillo con este pan, sabe más rico.


     Para desayunar o merendar, están divinos
 

Puedes seguirme en facebok.

2 comentarios:

  1. Los hice y quedaron exquisitos....gracias por la receta!!!!!

    ResponderEliminar