Chocolatinas de nubes.


   En mi casa, cada uno de nosotros tiene gustos diferentes. A excepción de determinados platos, a mis hijos les gustan cosas muy distintas. Por ejemplo al pequeño, le gustan las lentejas, al mayor no. Al mayor le gustan las habichuelas, al pequeño, no. Como veréis la cosa se pone complicada cuando hay que hacer algo que les guste a los dos. Pero bueno, ahí vamos. 


Con los dulces, pasa algo similar, al pequeño le gusta el chocolate con leche y al mayor solo le gusta el chocolate blanco. Como la mayoría de mis dulces lleva chocolate con leche o negro, siempre sale perdiendo, así que he querido prepararle unas chocolatinas de chocolate blanco y nubes para desquitarme con él.

Y ya de paso aprovecho y con esta receta participo en el 2º aniversario del Reto de Cocineros del Mundo, cuya temática era la primavera, porque la decoración me ha quedado muy linda en cuanto colores.




INGREDIENTES:

1 tableta de chocolate blanco para postres.
50 gr de nubes de colores.
1 cucharada colmada de manteca de cerdo.
Azúcar de colores o bolitas, fideítos…

PREPARACIÓN:

Troceamos el chocolate y lo fundimos con la manteca de cerdo en el microondas unos 30 segundos, si no se ha fundido del todo, seguimos calentando en fracciones de tiempo breve, hasta que esté totalmente derretido.
Cortamos las nubes en trozos pequeños.
Vertemos el chocolate fundid en un molde cuadrado o alargado forrado de papel vegetal y echamos por encima las nubes a trozos. Espolvoreamos azúcar de colores o bolitas… y metemos en el congelador unos 20 minutos para que las nubes no se nos derritan.

A los veinte minutos, sacamos del congelador, dejamos un rato a temperatura ambiente y cortamos a trozos. Listo para degustar.






Troceamos las nubes para que nos queden trocitos pequeños. Yo he usado estas que tienen tres colores distintos, así quedan más bonitas.

En un bol ponemos el chocolate troceado y la manteca de cerdo y derretimos en el microondas unos 30 segundos más o menos. Si véis que no está listo, ponemos unos segundos más.

Vertemos el chocolate fundido en un recipiente cuadrado o alargado forrado con papel vegetal.

Echamos por encima las nubes troceadas y aplastamos un poquito para ocupar todos los huecos. Por encima espolvoreamos azúcar de colores, o fideítos. Lo metemos en el congelador unos veinte minutos.

A los veinte minutos, sacamos del congelador y dejamos a temperatura ambiente. Luego troceamos.


     Y ya están nuestras chocolatinas.


    El chocolate blanco se endurece y al morderlo notamos la suavidad de las nubes.


    Queda bonito, ¿verdad?

    Si te gustan mis recetas, compártelas en facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada