Gachas.


Hace unos días hablando con mi hermano, me recordaba este postre que hacía mi abuela. Es un postre muy tradicional y muy andaluz. Las gachas son un dulce de los antiguos que se han ido perdiendo. Se prepara con pocos ingredientes y es de los que solo puedes comer un poquito porque llena mucho. Pero está tan bueno, que a lo mejor repites.


Mi hermano comentaba como le gustaría comer gachas otra vez y yo recordé una receta de gachas que me dieron en un taller de thermomix y que tenía olvidada.

La he rescatado y he preparado este delicioso plato.

A ver si os gusta.




INGREDIENTES:

70 gr de aceite de oliva
130 gr de harina de trigo.
1 cucharadita de matalahuga
150 gr de azúcar
1 litro de leche.

Para adornar:

Picatostes de pan frito
Miel de caña.

PREPARACIÓN:

Ponemos en el vaso el aceite y lo calentamos 5 minutos, varoma, velocidad 1.
Agregamos la matalahuga y programamos 3 minutos, 100º, velocidad 1.
Echamos ahora la harina y tostamos 2 minutos, 100º, velocidad 3.
Añadimos la leche y el azúcar y cocinamos 13 minutos, varoma, velocidad 3.

Vertemos sobre los recipientes que hayamos elegido y adornamos con picatostes y un hilo de miel de caña.



Calentamos el aceite primero.

Añadimos la matalahuga, a estas semillas también se las conoce como anís en grano.

Incorporamos la harina y la tostamos un poco.

Ya tostadita.



 Por último la leche y el azúcar. Cocinamos. Nos va a quedar una crema espesa.


    Es costumbre acompañar las gachas con unos picatostes de pan frito y con miel de caña. Eso ya al gusto. Solas están también muy buenas.


    Tenéis que probarlas con miel de caña, no vale otra miel.

 La textura es densa y suave, dulce y con el sabor tan característico que le da la matalahuga.

    Hazte fan de mi página de facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada