Crema catalana.







 Nunca había probado la crema catalana. Si, ya sé que es raro, pero no había surgido la oportunidad. 

Hoy me levanté con esa idea en la cabeza, así que a media mañana me puse a prepararla.

 La receta es la del libro Imprescindible, pero con la mitad de cantidades, porque un litro de leche y diez yemas me parecía mucho gasto para un postre que no sabía si me gustaría.

Con la mitad de las cantidades me han salido seis cuencos, aunque todos de tamaños distintos. Pero más o menos o podéis hacer una idea.

Me ha gustado mucho, es una crema muy dulce y con el toque crujiente del azúcar quemado. ¡Increíble!


INGREDIENTES PARA 5  O 6 CUENCOS :

1/2  litro de leche .
5 yemas de huevo
100 gr de azúcar.
20 gr de maicena
1 cucharadita de azúcar vainillado.
un pellizco de sal
la piel de 1/2 limón
1 palo de canela
75 gr de azúcar morena para espolvorear.




PREPARACIÓN:

 Ponemos la mariposa en las cuchillas y echamos en el vaso todos los ingredientes, excepto la piel de limón y la rama de canela y mezclamos  15 segundos, velocidad 3 y medio.
 Agregamos la piel del limón junto con la canela, y cocemos  11 minutos a 90º y velocidad 2. Cuando termine el tiempo, miramos si la mezcla está espumosa. Si es así programamos otros 2 minutos a la misma velocidad y la misma  temperatura. Si no tiene espuma, volvemos a programar dos minutos sin temperatura a velocidad 2. Retiramos la piel de limón y la ramita de canela.
 Se sirve en cuencos y esperamos un poco  a que enfríe.
 Una vez frías las cremas y antes de servir,   se vierte por encima azúcar morena (al gusto) y con la ayuda de un soplete o un hierro caliente, caramelizamos  la superficie. El caramelo se deshace, no  se puede caramelizar la superficie con mucho tiempo de antelación.

SIN THERMOMIX:

Batimos todos los ingredientes menos la piel de limón y la canela y los ponemos a cocer en una cazuela amplia junto a la piel del limón y la canela. Dejamos que cueza suavemente sin dejar de remover hasta que espese. A partir de aqui seguimos como se indica más arriba.

Ponemos las yemas en el vaso.

Y echamos el resto de los ingredientes. Mezclamos primero.

Añadimos la canela y la piel de limón. Cocemos once minutos.

Si vemos que la mezcla tiene espuma cocemos otros dos minutos más. Si la mezcla no tiene espuma, programamos dos minutos pero sin temperatura. Como veis, la mezcla no tenía nada de espuma.

Vertemos sobre cuencos. Yo no tenía todos los cuencos iguales. Dejamos un rato que se enfríe. Una media hora.


Cuando ya esté fría, espolvoreamos azúcar blanca o morena por toda la superficie. Yo usé azúcar morena.

Y quemamos el azúcar con un soplete ( yo estreno soplete con este postre).

O la quemamos con un hierro especial para estos menesteres. Si no tenéis ni soplete, ni hierro, metéis en el horno, solo con el grill hasta que se dore el azúcar.


   Mira como burbujea el azúcar quemada... me encanta el olor.


   Un postre fácil de preparar. Para quedar bien.


   El caramelo, una vez frío se hace cristal. Le da un toque crujiente a la crema. Buenísima.


    La podéis preparar con antelación y dejar para antes de servir la caramelización del azúcar.


   ¿ Veis como queda el azúcar? 



    Hazte fan de mi página de facebook y comparte mis recetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada