Bizcocho de plátano y leche condensada.



  Estamos casi a mitad de semana y toca llevar algo al cole. 

Se me estaban poniendo feos unos plátanos, que tenían toda la pinta de ser sacrificados y andaba por la despensa un bote de leche condensada que me miraba malamente, así que he pensado "y si los mezclamos". Y dicho y hecho, mezclados están en un fantástico bizcocho, que he preparado esta vez en porciones individuales y al que he querido dar un toque especial, adornando con nueces caramelizadas. 


En fin, que de dieta no es, vamos, pero bueno está un rato, A ver que piensan mis compañeros mañana.

INGREDIENTES:

PARA EL ADORNO:

Un puñado de nueces.
100 gr de agua.
100 gr de azúcar.
Aceite para freír

PARA EL BIZCOCHO:

3 huevos.
300 gr de leche condensada.
1 yogur griego.
1 medida de yogur de aceite de girasol.
3 medidas de yogur de harina.
1 sobre de levadura royal.
2 plátanos maduros.

PARA LA GLASA:

1 clara de huevo.
150 gr de azúcar glass.
1 cucharadita de zumo de limón.

PREPARACIÓN:
Preparamos primero las nueces. Hacemos un caramelo poniendo a cocer el agua y el azúcar. Cuando arranque a hervir echamos las nueces peladas y removemos constantemente hasta que el caramelo se vuelva dorado. Sacamos las nueces con una espumadera y las ponemos sobre papel vegetal.
Calentamos aceite y cuando las nueces estén frías y las podamos manipular, las separamos del caramelo que tendrán pegado y  las echamos en la sartén unos segundos, pocos, y sacamos y ponemos de nuevo sobre papel vegetal. Reservamos.
Hacemos la masa del bizcocho. Ponemos la mariposa y echamos la leche condensada y los huevos y programamos 6 minutos, 37º, velocidad 3 ½.
Añadimos el yogur, la medida de aceite y los plátanos y mezclamos 20 segundos a velocidad 4. Comprobamos que los plátanos están bien triturados.
Añadimos la harina y la levadura y mezclamos 20 segundos a velocidad 3 ½.
Vertemos sobre el molde elegido. Yo he usado un molde de silicona que viene en porciones, por lo que horneamos a 180º unos 20-25 minutos. Si usamos un molde convencional, tendréis que hornearlo más tiempo, unos 30-40 minutos. Para saber si está hecho, usad la prueba del palillo.
Dejamos enfriar sobre una rejilla, mientras preparamos la glasa, batiendo con unas varillas la clara de huevo hasta que espume y añadiendo el azúcar glass y el limón. Debe quedar una crema espesa y blanca.
Pintamos los bizcochitos con la glasa y colocamos de inmediato un trozo de nuez caramelizada encima.





Preparamos con el agua y el azúcar un caramelo, cuando hierva, echamos las nueces.


Sin parar de remover, cuando veamos que se dora un poco, sacamos las nueces con cuidado.

Las ponemos en papel vegetal y dejamos que se enfríen, Cuando las podáis tocar (cuidado que quema mucho), separáis las nueces de los trozos de caramelo y las freís unos segundos (poco que se queman enseguida).

                                       

Veis, ya están fritas, si se dejan mucho se ponen oscuras. Las reservamos.

Ahora vamos con el bizcocho, ponemos la mariposa y batimos la leche condensada con los huevos.

Agregamos el yogur y con esa medida echamos uno de aceite. Troceamos los plátanos y lo batimos todo.

Comprobamos que los plátanos están bien triturados y añadimos la harina y la levadura.

Vertemos la mezcla en el molde, yo he usado este, que viene en porciones. Echamos hasta la mitad y horneamos unos 20-25 minutos.Si usais un molde normal, habrá que hornearlo  más tiempo, unos 40 minutos.

Vamos con la glasa, batimos la clara hasta que espume.

Añadimos el azúcar glass y el zumo de limón y removemos bien hasta que nos quede una ceema blanca, espesa y sin grumos.

Una vez horneados y fríos los bizcochitos, los pintamos con la glasa y le ponemos un trozo de nuez caramelizada encima.


    ¡Listo! Esta manera de presentarlos está muy bien para que cada persona tenga su porción individual.


    Tiene mucho sabor a plátano, es dulce, jugoso y el crujiente de la nuez le da un punto riquísimo.

  Visita mi página de facebook, y comenta, haz click en "me gusta", comparte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada