Arroz con leche.



  Receta tradicional de las de toda la vida, pero hecha a la manera moderna, o sea, en thermomix. 

Realizarla al modo de nuestras madres tiene mérito, hay que remover constantemente para que no se nos pegue el arroz, sin moverte de al lado del cazo... la thermomix nos ayuda, ya que pones los ingredientes y te vas de la cocina, cuando acaba ella te avisa. 

Cuando me compré la thermomix, hice la receta del arroz con leche del libro Imprescindible, pero no debió entusiasmarme porque no la he repetido hasta hoy.

 En principio, yo llevaba este postre a la comida familiar de mañana, pero mi madre se me ha adelantado cuando ya lo tenía hecho, así que me voy a dar un atracón de arroz con leche durante varios días.


He de decir, que le he puesto leche condensada en lugar de azúcar, y  me ha gustado el resultado, y eso que no ha salido excesivamente dulce...

Os dejo la receta, con estas medidas salen unas 7-8 raciones.

INGREDIENTES:

1 litro de leche desnatada.
150 gr de arroz redondo.
1 palito de canela.
Cascara de naranja y limón.
 90 gr de leche condensada (si no nos gusta, podemos azúcar, en este caso 100 gramos).
Canela en polvo para espolvorear.

PREPARACIÓN:

Ponemos la mariposa en el vaso y echamos todos los ingredientes menos la leche condensada.
Programamos 40 minutos, 90º, velocidad 1.
Cuando acabe, echamos la leche condensada y programamos 5 minutos, 90º, velocidad 1.
Vertemos en una fuente honda, retiramos el palo de canela y las cáscaras de naranja y limón. Removemos bien y dejamos enfriar. También podemos echarlo en cuencos o tarritos individuales. Cuando esté frío espolvoreamos con canela molida y metemos en la nevera hasta la hora de servir.



Colocamos la mariposa y ponemos una ramita de canela, y una cáscara de limón y naranja, sin nada de la parte blanca. Programamos 40 minutos de cocción.


Cuando acabe, echamos la leche condensada (o el azúcar) y cocemos cinco minutos más.


Al acabar, vertemos todo en una fuente honda, para que no se nos quede ningún granito de arroz en el vaso. Retiramos las cáscaras y la canela. Removemos bien y servimos en cuencos individuales, o lo dejamos en la fuente. Dejamos que enfríe y a la nevera.


    Yo lo he puesto en tarritos individuales, que tiene tapa de rosca.



     En frío, espolvoreamos con canela.



    Sale muy cremoso, nada apelmazado.


   ¿ Te gustó esta receta? Tengo muchas más en mi página de facebook, dale a "me gusta" y comparte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada