Pollo tikka masala.

 
  No soy yo de muchas comidas "raras". No me gusta en general, la comida asiática, me resultan sabores demasiado fuertes y no acostumbro a prepararla ni a ir a restaurantes de esta temática. Pero ya había oído hablar y bien de este plato, así que me entró el gusanillo de hacerlo y probarlo y aprovechando que mi hijo mayor (rarito para comer) se había aficionado al curry como condimento en carnes, vi la ocasión perfecta para que él también comiera.

Habia que buscar una receta fácil y me estaba costando trabajo, casi todas eran muy elaboradas, con muchos condimentos y con productos tan extraños para mi paladar como la leche de coco.


Así que cuando vi esta receta de Velocidad Cuchara, tan rápida, tan simple y con productos de andar por casa, decidí a hacerla. He reducido la cantidad de aceite (por aquello de quitar calorías) y he puesto menos curry, por no arriesgarme a que me tiraran el plato a la cara.

La verdad, éxito total, yo casi ni la he probado, ya que a mi hijo, le encantó (eso es extraño) y no me ha dejado más que un par de tajadas de pollo. La repetiré.

INGREDIENTES:
1 diente de ajo
1 cebolla pequeña
1  pimiento verde
25 gr de aceite de oliva virgen extra
600 gr de pechuga de pollo troceada en trozos medianos
sal
1 cucharadas de curry
200 ml de nata líquida
200 ml de tomate frito
1 pizca de comino

PREPARACIÓN:

Introduce en el vaso 1 diente de ajo, la cebolla cortada en cuartos y el pimiento troceado en partes iguales. Trocea 3 segundos en velocidad 4. Baja los restos de las paredes con la super espátula.
Añade el aceite y sofríe 8 minutos, Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara, sin cubilete.
Coloca la mariposa en el vaso e incorpora la pechuga de pollo. Cocínala durante 10 minutos, Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara con cubilete.
Añade la  cucharada de curry y programa 1 minuto, Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
Agrega el tomate frito, la nata líquida y el comino, cocina durante 10 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad cuchara.




Ponemos en el vaso el ajo, la cebolla y el pimiento. Lo trituramos.



Ya picadito, sofreímos con un poco de aceite.

Una vez sofrito, yo lo trituro aún más para que mi gente no note nada.

Colocamos la mariposa y sofreímos el pollo un poquito.


Ya sofrito, echamos el curry.

Y luego el tomate frito y la nata, si queremos que sea más ligero podemos poner leche evaporada. Lo terminamos de cocinar.


    Sale una salsita espesa y rica.
 


    Con una guarnición de arroz blanco o basmati, ya tenemos un plato completo.

2 comentarios: