Hamburguesa de pollo y verduras

 
  Ya había hecho anteriormente unas hamburguesas caseras de pollo, pero se me antojó hacerlas con verduras y encontré una receta en el blog de Ginger, que me gustó. Como siempre adapté la receta original a los ingredientes que yo tenía, que son distintos a los de ella, pero son verduras al fin y al cabo que es lo que importa. 

En este blog todas las recetas están puntuadas según la dieta de Entulínea, lo cual me viene genial, porque aunque yo no estoy a dieta (aún), estas hamburguesas son muy bajitas en puntos. 


Por si no lo sabeis la dieta Entulínea adjudica a los alimentos unos puntos, estas hamburguesas salen por un punto, según la receta original de Ginger, pero yo he hecho la mitad de los ingredientes y me han salido, en proporción, más cantidad, por lo que deduzco que valdrán igual más o menos. También he de decir que no son muy grandes, pero te puedes comer dos y listo.

INGREDIENTES:

1 pechuga de pollo de unos 300 grs
40 gr de espinacas frescas
40 gr de champiñones
40 gr de zanahoria
5 gr de aceite de oliva
Sal y pimienta


PREPARACIÓN:
Limpiar bien las pechugas, y poner en trozos en el vaso

Picar 15 seg Vel 5-10. Reservar.
Picar las verduras en trozos, 5 seg, Vel 6.  Añadir el aceite y pochar 12 min Vel cuchara, 100º.
Añadir la carne picada , un poco de sal y pimienta, y amasar 1 min Vel espiga. Dejar reposar la mezcla en la nevera al menos una hora.

Sacar la masa y extender sobre dos trozos de papel vegetal. Estirar con un rodillo hasta darle el grosor que nos guste (yo las dejé finitas para que se hagan bien sin necesidad de usar mucho aceite).
Cortar con un cortapasta o hacerlas más rusticas a mano aplastando una bola y hacer en una sartén antiadherente con unas gotas de aceite.







Ponemos el pollo en trozos en el vaso.


Trituramos y reservamos.

Echamos las verduras en el vaso y picamos.

Así queda, ahora sofreímos un poco.

Una vez sofrita la verdura, añadimos la carne.

Nos va a quedar una mezcla verde por las espinacas.

 Lo metemos en una bolsa y lo enfriamos un par de horas.

Cuando esté bien fría, la aplastamos entre dos trozos de papel vegetal.

Le damos el grosor que queramos y cortamos con un cortapasta.

Una vez que le hemos dado forma, las hacemos en una sartén con unas gotas de aceite.


Las que no usemos las ponemos entre dos cuadrados de papel vegetal y congelamos.

Estas están listas para ir al congelador.


    Yo me la he comido con un panecillo de hamburguesa casero que tenía congelado.




    Un poquito de ensalada no le viene mal, yo he puesto una rodaja de huevo duro, pero mayonesa, ketchup... todo le viene bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada